Atlántida, el Reino del Olvido de G.C. Aethelman

Sinopsis:

La civilización megalítica de Europa Occidental tiene su origen y epicentro en Iberia y se expande por toda su fachada atlántica, el continente y por el Mediterráneo, conoce su apogeo con la cultura del vaso campaniforme y da paso al Calcolítico y Bronce conocidos como Los Millares y más tarde El Argar y Tartessos. Esta civilización llega a dominar todos los territorios por los que se ha extendido y no es otra cosa que La Atlántida de la que da fe Platón. Es el imperio fundado por dioses y titanes como Urano, Poseidón, Atlas, Gerión, encarnados en sus reyes y también a él pertenecen Medusa, las Gorgonas, las ninfas, los tritones y otros seres mitológicos. En realidad (siempre según el autor), la base de las civilizaciones posteriores mediterráneas, sus mitos, filosofía, política, ciencia, en concreto la fenicia, griega, púnica y romana, es esta Atlántida, por eso todos sus mitos apuntan al extremo occidental. Se organiza en dos coronas, la azul (Tartessos) y la roja (El Argar), que comparten el poder como dos gemelos y se reparten los territorios del imperio.

Rodri recomienda… “ATLÁNTIDA: EL REINO DEL OLVIDO” de G. C. AETHELMAN en Casa del Libro.

Creta es su base de operaciones en el Mediterráneo oriental (los minoicos…) y sólo hay dos civilizaciones apenas a la altura para hacerle frente: Los micénicos (helenos) y los egipcios. Los atlantes tienen y han tenido guerras entre ellos, pero están embarcados en una contra estas dos potencias, entonces sobreviene el desastre, en concreto en el año 1.069 a.C., ocurre un fenómeno sísmico de primera magnitud en el área del estrecho, lo que primero destruye la capital, Atlantis, por corrimiento de tierras y a continuación un tsunami acaba por hundirla y rematar a los supervivientes. La guerra con aqueos y egipcios termina de inmediato y el imperio queda descabezado. Parece evidente que los dioses han condenado a Atlantis, al menos a su capital y a su casa real y clase dirigente. Inmediatamente sobreviene la guerra civil en todos los territorios del imperio, por la legitimidad sucesoria, las lealtades se reorganizan, entre azules y rojos. Para colmo los celtas invaden Iberia por el norte y llegan hasta la línea del Guadiana, ante el vacío de poder.

El nuevo heredero más poderoso son… los fenicios, pertenecientes a la corona roja, pero que han superado con creces a estas alturas a su metrópolis peninsular, vienen a reclamar el trono y toman, que no fundan, Gadir y otras plazas, no son (sólo) los comerciantes por lo demás pacíficos que cuenta la historia oficial, sino un imperio mercantil expansivo. Hay que deslegitimar para ello a los antiguos reyes, que ya no pueden ser la encarnación de los dioses (orfismo fenicio) y comienza la destrucción de templos y archivos que den cuenta de la corona azul. Más tarde esto alcanza a Grecia, que aún recuerda a los atlantes como feroces enemigos, por eso su mitología habla constantemente del occidente, de Iberia (Hesperia para el autor), pero ahora los dioses y seres allí ubicados son infernales y monstruos, enemigos de los olímpicos y de los héroes helenos. Estos adoptan el cinismo, negar la verdad de esos mitos, que originalmente eran historia sagrada, de Atlantis, afirmar como mucho que se trata de alegorías. Los dramaturgos se encargan del resto tergiversando las historias para divertimento del público. Se arrasan santuarios, templos y oráculos y se queman archivos.

Siglos más tarde hay sabios púnicos o griegos que se saben de linaje atlante, como el propio Platón, e intentan reconstruir la historia, pero ya es demasiado tarde, incluso en la propia Iberia queda poco de lo que hubo. Los cartagineses reemplazan a los fenicios y ellos sí tienen claro que quieren ser la nueva Atlántida, Cartago se organiza a su imagen y semejanza y por ello se encargan de finiquitar Tartessos y destruir sus archivos y lugares sagrados. Los romanos vencen a estos como sabemos y al principio romanizan los territorios conquistados. Recogen que han civilizado a pueblos que andaban en taparrabos y vivían en sencillas cabañas, pero la realidad es que ejercen un borrado cultural de lo anterior, por ello sólo llegan a nuestros días las mitologías de rincones de Europa donde no llegaron, como Irlanda, Escandinavia o los territorios eslavos.

Rodri adquiere su bibliografía en y recomienda… Casa del Libro.

La dinastía iniciada por Julio César se sabe de ascendencia atlante e intenta recuperar la memoria, en su provecho, influida por sus primeros ciudadanos romanos fuera de Italia, los béticos, Roma es la nueva Atlántida, pero ya es tarde para recuperarlo todo. Luego llega el cristianismo y todo lo anterior se asocia al mal (los cuernos y el tridente eran originalmente atributos de Poseidón) y ya desde el renacimiento y después la ilustración no interesa políticamente que el origen de la civilización pueda estar en España. Además, no hay “piedras” antes de Roma (en realidad si las hay, los megalitos…) ni escritos, los anales de Tartessos son leyenda (el autor explica por qué han desaparecido). Así que no hay nada probable. Sucede que Europa occidental es abundante en madera y tierras húmedas, fatales para la conservación, lo que no sucede en las arenas del desierto de Egipto o Mesopotamia. Y que todos los vestigios del área nuclear atlante (el sur de España) fueron reutilizados, la piedra, el metal o deliberadamente destruidos.

Hasta aquí lo que cuenta el autor, sin posicionarme yo a favor ni en contra de su verdad.

En las últimas décadas sin embargo sí que están surgiendo restos, ya aceptados por la oficialidad, que atestiguan que los habitantes de Iberia del neolítico, calcolítico y bronce, tenían un nivel cultural bastante más cercano al micénico que al del indio norteamericano, que es la idea que mucha gente de mi generación aún tiene de su propia tierra. Por poner ejemplos.

Ahora sí me posiciono sobre esta obra:

A favor:

  • Creo que el autor tiene buena intuición y acierta en lo gordo, que La Atlántida de Platón se ubicaba en Iberia y territorios aledaños con su núcleo que el sur y que no era otra cosa que la civilización del bronce final. Y que esta fue enemiga de micénicos y egipcios.
  • Realiza un estudio de la filosofía del I milenio a.C. explicando por qué se borró intencionadamente el recuerdo de la Atlántida, lo que plantea es cuando menos una hipótesis muy plausible.
  • Sobre todo al final del libro ofrece datos y evidencias de corte más científico e incluso una posible ubicación interesante para la acrópolis desaparecida.
  • Ofrece un compendio muy amplio de mitología atlante relacionada a la griega, púnica y romana.
  • Es muy ameno de leer.

En contra:

  • El autor da rienda suelta a su imaginación (y deseos) y magnifica completamente el alcance y la importancia de tal civilización.
  • Hace muchas afirmaciones y da datos muy concretos, de nombres, fechas, ubicaciones, de los que dice que “no se debe dudar”, sin ofrecer las fuentes de los tales y de su seguridad. Yo esas concreciones, como la de los atlantes “rojos” y “azules”, las pongo muy entre paréntesis.
  • No reconoce a otros autores de los que es evidente que ha tomado directamente tesis importantes, como Georgeos Díaz-Montexano (aunque lo nombra una vez).
  • La bibliografía que enumera es escasa, clásica y no se corresponde en absoluto con las tesis revolucionarias que plantea, eso puede deberse quizá a cierto secretismo, pero da poca confianza en los fundamentos de lo que afirma. En este sentido yo os recomiendo la mía propia sobre la Iberia protohistórica: https://jocilesferrer.com/2018/02/11/bibliografia-para-iberia-mitica/
  • Pretende ofrecer rigor (pre)histórico, pero realmente lo que formula son hipótesis más o menos acertadas pero no comprobadas, con razón la Casa del Libro lo sitúa en sus estantes de “Mitología”.

Sea como sea yo recomiendo su lectura a todo buscador de la ubicación y realidad de la Atlántida, sobre todo si la busca en Iberia y también a aquellos que echen en falta un “Silmarillion” hispánico. También no descartar ni aceptar ninguna hipótesis antes de estudiarla y meditarla, sea quien sea su defensor (esto en cualquier caso) y cada cual que saque sus propias conclusiones.

Rodri recomienda… “ATLÁNTIDA: EL REINO DEL OLVIDO” de G. C. AETHELMAN en Casa del Libro.

Atlantis is calling, S.O.S. for love

Atlantis is calling, from the stars above

(Modern Talking)

Si os ha gustado este artículo – recomendación – comentario, tal vez os interesen mis otros artículos sobre la Iberia antigua, todos ellos están enlazados desde la página:

Iberia Mítica: https://jocilesferrer.com/iberia-mitica/ Gracias.

2 respuestas a “Atlántida, el Reino del Olvido de G.C. Aethelman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

About jocilesferrer

Ingeniero Telecomunicación. Europeo, español, extremeño-aragonés. Liberal, cristiano. La ola es el mar