Estudio de venta de un libro

Grupos, redes, destinos

El 28 de enero se puso a la venta en la plataforma de la editorial, mi libro que podéis consultar en el siguiente enlace:

https://jocilesferrer.com/2020/09/27/pueblos-prehistoricos-de-iberia-cuaderno/

Unos días después recibí la versión electrónica y estuvo disponible en otras plataformas (en papel y/o electrónico) unas tres semanas más tarde.

El 16 de febrero recibí los ejemplares en papel suministrados a mí directamente como parte del contrato de edición y publicación.

Pasados tres meses y medio y habiendo vendido todos los ejemplares en papel que recibí, he realizado un pequeño estudio de las ventas, aunando todas, es decir en papel y electrónico (minoría), por mí directamente o en las distintas plataformas.

Esto me permitirá enfocar con mayor eficacia las ventas subsiguientes de este libro y sobre todo de otros que escriba en el futuro. Y lo comparto con vosotros por si a alguien le es de utilidad. Pienso que mis conclusiones pueden aplicarse sobre todo a la venta de libros, lógicamente, pero también a otros productos y servicios que se comercialicen sirviéndose de las redes sociales.

Vamos a verlo:

Grupos

Lo primero, he dividido a las personas a las que he distribuido mis libros, en tres grupos según la manera básica en la que las he conocido; esto es, gente que conocía del mundo físico (familia, amigos, compañeros…), amigos / seguidores que he hecho directamente en las redes sociales (en “Internet”, fundamentalmente Facebook) y que ya conocía un tiempo antes de la publicación del libro y por último, personas que no conocía en absoluto antes de la publicación. Esta clasificación es independiente de la manera concreta de entrar en contacto con ellos para hacerles llegar el libro, que veremos después. La siguiente tabla los muestra numéricamente:

He sombreado en naranja a los “Conocidos”, que considero el grupo más fácil de alcanzar. En azul las “Redes”, que considero muestran el fruto de mi trabajo de promoción previa ya de años, de mis estudios. Y en verde los “Nuevos”, pues refleja el estado ideal de venta del libro por sí solo, que alcanza a lectores que lo encuentran interesante sin saber nada del autor previamente.

Aquí se muestra en formato gráfico, más visual:

La columna naranja quiere decir que tengo muchos familiares y amigos que me aprecian y apoyan y eso es de lo más valioso que una persona puede lograr en la vida. Además, a algunos de ellos les ha gustado el librito y me lo han hecho saber con sinceridad. Pero esa columna no refleja que el libro sea potencialmente “bueno”, ni que haya construido una publicidad sólida (sí que he conseguido llegar a ellos sin ser demasiado pesado). La columna empieza y termina con los ejemplares que yo mismo distribuí, salvó algún rezagado que siempre hay.

Las otras dos columnas sí que reflejan que la difusión del cuaderno ha logrado captar la atención de potenciales interesados, en este caso en el pasado remoto de Iberia y en cómo se fueron formando sus habitantes. Eso no quiere decir que el libro en sí sea bueno, pero sí su publicidad. Si realmente el volumen merece la pena y continúo con la publicidad, esas columnas pueden seguir creciendo. En especial la verde y me parece una muy buena noticia que una de cada cinco personas que lo han adquirido en los tres primeros meses y medio, no me conociera de nada, es decir, el libro por sí solo les ha atraído.

Redes de contacto

Veamos ahora las maneras en que nos hemos puesto en contacto para el pago y envío de los libros. Hay que puntualizar que no tienen una relación directa con la clasificación anterior, es decir, hay conocidos del mundo real que se han enterado y me han contactado por Messenger / Facebook o LinkedIn, amigos de las redes que han llegado a tener mi número de teléfono y me han puesto un WhatsApp, o desconocidos que me han enviado un correo electrónico. Esta clasificación es útil para ver qué canales son más efectivos para la promoción.

He marcado en naranja WhatsApp, el “campeón” de comunicación sobre todo con los conocidos del mundo físico y también de promoción, usando los grupos de familiares y amigos y mi “estado”. En azul Facebook (junto con su Messenger), la vía principal de promoción de amigos hechos en esa misma red, pero también de algunos conocidos de fuera y desconocidos previos que se dirigieron a mí. Y en verde personas que lo han adquirido en las plataformas y que no han llegado a ponerse en contacto conmigo (¡éxito total de venta!). Veamos la gráfica correspondiente:

Ya he comentado que para mí Facebook ha sido el campeón de las redes sociales, en cuanto a promoción y venta de este libro. Aparte de mi usuario personal, con el que participo en diversos grupos relacionados con la prehistoria de Iberia, tengo una página “Iberia Mítica – Rodri recomienda…” para promoción de todo aquello que me interesa. Llevo varios años publicando noticias y artículos relacionados con el tema y participando en esos foros, de modo que he hecho muchos amigos con intereses comunes. Mi recomendación es trabajar los contactos de Facebook en ese sentido, como la hormiguita, en los temas que nos interesen, relacionados con los productos y servicios que tengamos pensado vender y no usar esta red para hablar de temas polémicos, en particular de política. A no ser que prefieras no vender algo a quien no opine o sienta como tú, claro.

En cambio, Twitter no funciona para la venta sirviéndose de las redes, o yo no he sabido tocar las teclas adecuadas (hashtags…), aunque sí que he publicado anuncios de mi libro con profusión en ella, con el mismo “cariño” que lo he hecho en Facebook o WhatsApp, dirigiéndome directamente a seguidores más conocidos, poniendo el anuncio en cabecera, nada. En los mismos años participando en Facebook y compartiendo muchas veces las mismas noticias, propias o ajenas, aquí no he conseguido formar parte de un círculo de interés en prehistoria, antropología, genética, arqueología, mitología, etc. Sin embargo, aquí sí he conocido mucha gente con la que comparto posicionamientos. Si queréis hablar de política, este es el sitio. En él no venderéis nada.

LinkedIn, sin embargo, es una red que me ha sorprendido para bien. Para mí es eminentemente profesional (soy ingeniero) y en ella comparto temas relacionados con defensa, ingeniería, tecnología, ciencia, nada que ver con la temática del libro que he publicado. No obstante, se me ocurrió compartir el anuncio casi a modo de gracia “no sólo de ciencia y tecnología vive el ingeniero”, el resultado fue que tuvo muy buena acogida, por conocidos del mundo con los que contacto en esa red y otros contactos de la misma. La conclusión es que merece la pena al menos poner el anuncio en ella, gente que no sospechas, puede estar interesada en ello.

WordPress, aunque tenga un aspecto muy modesto en la gráfica, es engañoso, pues es la meta red. Yo no lo uso mucho para contactar en sí. La utilizo para albergar mi blog (https://jocilesferrer.com/) con sus artículos, muchos de ellos relacionados con la temática de mi cuaderno y que han tenido bastante éxito. Lo inicié en 2013 y tiene una media de 8.000 vistas al año desde 2015. Os podeis imaginar el potencial. Mis artículos, aunque tengo más de 60 seguidores, sobre todo los comparto por todas las demás redes, especialmente WhatsApp y Facebook son “explosivas”, de modo que el artículo de promoción de mi libro lo han visto más de 700 personas y lo han adquirido más de 100, no está nada mal la ratio. Si queréis vender algo y podeis escribir artículos interesantes sobre temas relacionados con ello, os ayudará mucho, convirtiéndoos en una referencia en la materia.

YouTube no aparece, le aplica lo mismo que a WordPress, hay gente que prefiere ver y escuchar que leer. Yo ahí subo canciones tocadas (regular) con la guitarra, pero me hice una versión audiovisual del anuncio, si teneis curiosidad: https://youtu.be/ORgSYEOSyT8. Tiene casi 300 visualizaciones.

Instagram “no tengo”, de momento, me resisto porque no doy abasto. Del mismo modo que limito los grupos en que participo en Facebook. Es fundamentalmente una red visual, para imágenes y no es directo compartir enlaces, que es lo que a mí me interesa. No obstante, tengo informes que me dicen que tiene mucho potencial de venta.

Es significativo el número de gente que ni siquiera me han contactado o se dirigieron a mí por correo electrónico redirigidos desde mi artículo promoción, para mí esas columnas son “la crema” del éxito de ventas.

Destinos

Esta es quizá la estadística menos generalizable y útil para otros, porque depende mucho de mi trayectoria de vida, pero bueno, ahí va también. Aclarar que destino quiere decir dirección postal de envío, habitualmente dónde vive el lector, a menudo nada que ver con su origen o “de dónde se siente”:

He puesto las comunidades españolas por sí mismas, pues en España donde he realizado la mayor parte de las ventas y otros estados / naciones, todos europeos y un par de casos americanos. Aprovecho para decir que mi blog suscita mucho interés en América y que algunas personas se dirigieron a mí para adquirir la versión en papel, pero los costes de envío y aduanas lo hacían inviable. He visto que hay algunas plataformas que lo comercializan allí, así que lo mejor es que se dirijan a ellas.

He marcado Extremadura como la campeona de los conocidos, aunque ni siquiera la mitad están allí. Ese honroso segundo puesto quiere decir que la mayor parte de mis familiares y amigos están allí.

Madrid, comunidad, es la primera por poca ventaja y la he marcado en el azul de los conocidos a través de las redes, aunque realmente en ese grupo hay también muchos conocidos del mundo real y también desconocidos previos. Ese primer puesto quiere decir también que gran parte de los lectores interesados a los que he conseguido llegar, residen en ella (como yo mismo).

Y hay un honroso tercer puesto para destino desconocido, gente que lo ha adquirido y que ignoro por completo donde residen. Esto es éxito total, aunque no te da información de a dónde dirigirte. En mi caso sinceramente, no tengo pensado “sintonizar” mis libros según destinos preferentes de compradores; pero tal vez para otros productos o servicios tenga sentido. Por ejemplo, mi blog, la prehistoria de mis libros, me planteé en su momento escribirlo directamente en inglés y rápidamente me di cuenta que había mucha gente que me leía desde toda España, Europa y América, posiblemente porque preferían leer sobre estos temas en español.

Veámoslo en modo gráfico:

Aragón, Asturias, Euskadi o Alemania, figuran destacados en naranja, gracias a que tengo familia y amigos en esos territorios. En azul aquellos donde principalmente he llegado a conocidos de las redes. Esto último podría ayudarme no para modificar lo que quiero escribir, pero quizá orientar mejor mi participación en las redes sociales, si observo que mis publicaciones, aparte de en Madrid, suscitan interés en Andalucía, Cataluña o la Comunidad Valenciana.

Conclusiones / recapitulación

Esto es lo que me ha funcionado a mí para promocionar y vender un libro, especialmente haciendo uso de las redes sociales y medios de comunicación:

  • Tener un blog (sobre WordPress en mi caso, pero existen otras plataformas), cuidado desde años antes, con artículos interesantes relacionados con la temática del libro. Esto te permite darte a conocer como un cierto referente a los potenciales lectores
  • Participar en Facebook durante años en varios grupos relacionados con lo mismo (prehistoria en Iberia en mi caso), publicando y compartiendo noticias y artículos en sintonía con el / los libro(s) que piensas publicar. Esto refuerza y complementa el punto anterior.
  • Tener una página en Facebook temática alrededor de tus libros (aunque por supuesto no sólo publiques sobre ellos explícitamente), usada en combinación con los grupos del punto anterior.
  • Dejar de publicar en Facebook sobre política, sentimientos nacionales y otros asuntos que ponen nerviosa y de mal humor a mucha gente. Si alguien compra mi libro o simplemente puedo compartir aficiones, no me importa a quién vote ni de dónde se sienta y no me merece la pena perderle por ello. Además… tu opinión no transforma el mundo, tu acción sí.
  • Usar el estado y los grupos de WhatsApp para llegar a los conocidos del mundo real, con hitos de publicación y por supuesto el anuncio del libro.
  • Publicar el anuncio en LinkedIn para llegar a otro tipo de conocidos, más del ámbito profesional o académico.
  • Generar una versión en vídeo (YouTube) del anuncio (https://youtu.be/ORgSYEOSyT8). Hay gente que prefiere escuchar y ver un poco al bicho, que leer un artículo.
  • Jamás decir explícita y directamente “He publicado un libro ¿me lo compras?”. Sí generar, compartir y publicar mucho contenido relacionado, participando en los foros de interés y al presentarse la ocasión compartir el anuncio y decir “precisamente acabo de publicar este librito donde recojo eso formalmente y mucho más”.
  • Llevar un registro de interesados y después compradores efectivos, para el contacto, cobro y entrega… Durante tres meses no he hecho otra cosa en mis ratos libre. Algo para tener muy en cuenta cuando (auto)publicas un libro. Si no estás dispuesto a hacer esto sistemáticamente, tal vez “te comas con patatas” gran parte de los libros suministrados por la editorial y no porque realmente nadie te los quisiera comprar. Vender, es un trabajo en sí.

Esto es lo que no me ha funcionado:

  • La publicidad a través de Twitter. Esta red es estupenda si quieres hablar de política y contactar a gente de tu cuerda, ya lo he dicho más arriba.
  • Instagram. Porque no estoy en esa red. Tendría que probarlo.
  • Intentar obtener ganancias con WordPress mediante donativos a mis artículos, anuncios propios de WordPress o de afiliado (Casa del Libro). Esto no está directamente relacionado con vender o no mi libro, pero por si os sirve mi experiencia.

En el par de semanas desde que empecé este articulito, generando estadísticas y tablas hasta ahora que lo acabo, se ha materializado la venta de media docena de volúmenes más en las plataformas, todos a desconocidos, es decir, barritas verdes, salvo uno a un conocido. Pero ya no voy a incluirlos en los números.

Esto es todo amigos. Si queréis preguntarme cualquier cosa que se os ocurra y en que mi experiencia os pueda ayudar sois bienvenidos. Por cierto ¿os he comentado que acabo de publicar un libro? por si queréis echar un vistazo, igual os interesa, nunca se sabe 😉

https://jocilesferrer.com/2020/09/27/pueblos-prehistoricos-de-iberia-cuaderno/

Salud.

PD: Es mucha la gente que me ha ayudado en esta empresa, comprándome el libro, dándolo a conocer, con ideas, ánimos aunque sólo fuera. Doy las gracias a todos… En especial quería reconocer la inestimable ayuda de Miguel Ángel García Palomo (https://www.jupiterjuegos.com/pagina/jupiter-badajoz) y de Patricia Estévez Jiménez (https://www.linkedin.com/in/patricia-estevez-jimenez), amigos “de toda la vida”, en la distribución y promoción del librito. Cuidar la “columna naranja” desde un principio es un pilar importantísimo desde el que lanzarse. Y también de Georgeos Díaz-Montexano (https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/), quien, a parte de enseñarme muchísimo respecto de la temática del libro, ha hecho un gran esfuerzo de propaganda y difusión del mismo… Y a mi padre, que ha creído en su éxito y calidad siempre mucho más que yo mismo.

4 respuestas a “Estudio de venta de un libro

  1. Decía un profesor mío que las metas hay que soñarlas, ponerlas por escritos y trabajarlas. Lo tuyo ha sido y es todo esto y conmigo además de un comprador has ganado un amigo.

Responder a Raúl Serna Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

About jocilesferrer

Ingeniero Telecomunicación. Europeo, español, extremeño-aragonés. Liberal, cristiano. La ola es el mar